Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » Cómo limpiar y desinfectar tu casco de moto

Cómo limpiar y desinfectar tu casco de moto

limpiar casco

El casco es una pieza esencial y obligatoria que nos acompañará en cada uno de nuestros viajes en moto. Por eso solemos invertir especialmente en esta parte de nuestro equipamiento para procurar mantenerlo por mucho tiempo en perfecto estado.

Las principales aseguradoras ya cuentan con pólizas o seguros específicos para nuestro equipamiento de moto, especialmente nuestro casco, por ser una de las piezas que acostumbran a quedar dañadas si sufrimos un accidente

No obstante, de nosotros depende el mantenimiento y limpieza del mismo a lo largo del año. Al estar expuesto a sudor y humedad, esta pieza tan esencial se convierte en un foco de suciedad, pero también de bacterias. Y es importante mantenerlas al margen, especialmente en los tiempos que corren.

Por eso vamos a explicarte cómo realizar un proceso de limpieza completa de tu casco para que se mantenga limpio y en perfecto estado por mucho tiempo. 

Qué uso para limpiar el exterior del casco

¿Jabón neutro o productos especiales?

El jabón neutro siempre es una opción segura para lavar el exterior de tu casco, ya que nunca lo dañará, al contrario que lo que puede pasar con los químicos que contienen otro tipo de jabones. 

No obstante, también existen productos específicos para la limpieza de los cascos de moto, con componentes que ayudan a que brille más o repela mejor los insectos y la suciedad típica que se acumula en la superficie. 

Si quieres hacer uso de alguno de estos productos especiales, adelante. Pero en caso de que no dispongas de ellos, lo mejor es limitarse al jabón neutro.

Esponja, bayeta y bastoncillos

La parte exterior del casco no entraña mucha dificultad a la hora de limpiarlo, por lo que para aplicar el jabón neutro que te recomendamos podrás utilizar cualquier esponja suave (no un estropajo de cocina, ya que esto obviamente rayará la superficie). Procura no empaparla mucho, especialmente si la vas a usar también en el interior del casco, para evitar que se encharque y resulte más difícil el secado después.

Los típicos bastoncillos de algodón también nos serán de gran ayuda para llegar a esos pequeños rincones donde no alcance la esponja, donde la suciedad se acumula con mayor facilidad. El algodón no rayará la superficie del casco, por lo que podremos usar estos bastoncillos sin problema.

Es conveniente disponer de bayetas de microfibra con las que dar el acabado final y dejar el casco reluciente. Nos servirán tanto para la parte exterior del casco como para la visera o pantalla con la que, como vas a ver, debemos tener especial cuidado.

Cuidado con la pantalla

La pantalla del casco requiere una atención especial para que quede limpia y sin daños. En esta zona recomendamos aplicar la espuma del jabón neutro con los dedos para evitar rayarla, en lugar de utilizar una esponja. 

Evitaremos también limpiacristales y líquidos multisuperficies que puedan dañar los efectos antivaho que se aplican a las pantallas de los cascos durante su fabricación. En caso de que nuestra pantalla no cuente con este tipo de efectos o hayan perdido su eficacia, también encontraremos productos especiales que podremos aplicar y que nos ayudarán a repeler agua y vaho en días lluviosos o fríos. 

Cómo limpio el interior de mi casco

Interior extraíble

El interior de nuestro casco puede ser extraíble o fijo. En caso de que sea extraíble, la limpieza será mucho más fácil: solo tendremos que retirar las almohadillas y sumergirlas en agua tibia con jabón neutro. Las frotaremos suavemente con la mano para no deformarlas mucho, para terminar aclarándolas y escurriéndolas. 

Para que se sequen bien las almohadillas, las dejaremos al aire libre y a la sombra. Asegúrate siempre de que quedan perfectamente secas antes de volver a colocarlas en el interior del casco y así evitar que se formen olores que serán difíciles de eliminar después. 

Aunque hayas extraído las almohadillas, no te olvides de limpiar el interior restante del casco, pasando una bayeta humedecida en agua con jabón neutro y aclarando a continuación para secarlo finalmente con una bayeta de microfibra.

Interior no extraíble

Si el interior de tu casco no es extraíble, la limpieza resultará un poco más complicada. Existen espumas limpiadoras que podemos aplicar, dejándola durante unos minutos y retirándola a continuación con una bayeta de microfibra. Aclaramos la superficie con la bayeta ligeramente mojada (recuerda no empaparla) y dejamos secar el casco al aire libre de nuevo. 

En caso de no disponer de espuma limpiadora para el interior del casco, podremos recurrir de nuevo al jabón neutro con una bayeta o frotando suavemente con la esponja. 

Cuidados adicionales

Siguiendo estas recomendaciones, podremos mantener nuestro casco en perfectas condiciones tanto de higiene como de aspecto. Lo último que nos queda para una protección total sería contar con un seguro que nos cubra daños y desperfectos del mismo en caso de accidente.

En todo caso, recuerda que el casco es fundamental para circular en moto, no importa la distancia que vayas a recorrer. Evita infracciones y daños fatales usándolo siempre correctamente en cada desplazamiento que hagas en tu moto.